Castillo de Brihuega

APERTURA DEL CASTILLO DE BRIHUEGA

 

Tras un año y medio de reconstrucción, el castillo de Brihuega se puede visitar.  Las zonas visitables son la sala noble y la capilla. Además, sobre ésta se encuentra una terraza que era  la antigua torre (más alta que lo que queda en la actualidad), que también se ha habilitado para disfrutar de unas únicas y bonitas vistas de la localidad,  del Prado de Santa María y del valle del Tajuña.  Una escalera  de caracol de madera permite  su subida.  Otro espacio reformado es la capilla de la  Veracruz, bajo la sala noble,  que aunque también ha sido financiada con dinero público,  la Iglesia católica no permite su acceso.

 

                                                                                 

 

El Castillo de Brihuega data de la época árabe aunque adquirió gran importancia tras la reconquista siendo más palacio que castillo pues su uso fue principalmente, residencial.  Fue entonces, cuando se realizaron varias reformas, sobretodo, en manos del arzobispo Ximénez de Rada.  Tras varios siglos de uso  llegó la decadencia y  a principios del siglo XIX, en la Guerra de La Independencia, fue destruido, quedando en estado ruinoso hasta nuestros días.

El castillo tiene como peculiaridad, el cementerio colindante en lo que era los huertos de aquél, un espacio llamado El Paraíso: tras quedarse en ruinas,  se comenzó a utilizar  como campo santo debido a la gran cantidad de fallecidos  a consecuencia de una epidemia de cólera morbo en Brihuega durante el segundo cuarto del siglo XIX,  y   debido a la saturación de  los cementerios de las iglesias del villa.

La reforma ha sido posible al Ayuntamiento y al Estado (dentro del programa de ayudas del 1,5% cultural).  Dicha reforma se ha realizado basándose en cómo había sido  el castillo en los años posteriores a  la Reconquista. Como elementos nuevos y dándole un toque de originalidad, se añaden oficios tradicionales  labrados en piedra en cada arco de la sala noble. Aquellos son el cantero, el albañil, el carpintero y se introduce el más actual: el arquitecto con elementos contemporáneos como el móvil y la corbata.

 

pez

IMG-20171221-WA0007

Sin embargo, lo  más importante del castillo, son las pinturas murales mudéjares. Éstas se localizan en perfecto estado en la capilla puesto que siempre ha  estado techada. Las del salón noble han tenido que ser restauradas ya que han permanecido a la intemperie durante siglos. Se trata de pinturas  de estilo mudéjar,  con dibujos geométricos y,  elementos florales y zoomorfos, como es un pez el cual da nombre a dicha capilla.

 

El horario de visitas durante el invierno es de 11:30 a 14:30 y de 16:00 a 17:30, los sábados.  Domingos y festivos de 11:30 a 14:30.

Publicado en ¿Qué hacer?, Aprende, Cultural, Museos / Visitas y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *